CRIPTA vs. Os Gêmeos. La polémica entre "pixadores" y "grafiteiros" en las calles de São Paulo – por Regina Costa / Nicola Mariani


Ataque al painel con graffiti de Os Gêmeos por CRIPTA – São Paulo, Brasil. Courtesy: Blog “Out of Rules”.

 

Hace unos meses publicamos en el blog el artículo El street art actual. Entre underground y mainstream en el que se reflexionaba sobre la “doble cara” del complejo mundo del street art actual, con particular referencia a la práctica del graffiti. En aquella ocasión escribimos: «El éxito comercial de un artista “guerrillero” como Banksy es, en realidad, sólo la punta de un iceberg gigantesco. De hecho, Banksy es el caso mediáticamente más conocido del polifacético mundo del cross-over callejero: un mundo que, al igual que otras formas de arte emergente, se encuentra periódicamente debatido entre seguir siendo un fenómeno underground o aceptar su ascenso definitivo al mainstream».

Volvemos ahora sobre este tema para mencionar una polémica muy acalorada que está teniendo lugar en estos días en São Paulo, ciudad considerada actualmente una de las principales capitales mundiales del street art. Se trata de la diatriba entre los “grafiteiros”, artistas que realizan grafitti dentro de la legalidad, y los así llamados “pixadores”, autores de grafitti ilegales con contenidos de protesta. La discusión empezó hace unas semanas tras la acción de CRIPTA, autor de una “pixação” sobre el grafitti legal de los célebres artistas paulistas Otavio y Gustavo Pandolfo, aka Os Gêmeos (São Paulo, 1974). La intervención de CRIPTA no daño la obra de Os Gêmeos – tal vez el graffiti más conocido de São Paulo, cuya ejecución costó cerca 100 mil dólares – puesto que ésta había sido protegida con barniz anti-grafitti. De hecho, el Ayuntamiento pudo limpiarla muy rápidamente. Continue reading

Advertisements

Sociología del arte y arte sociológico


Giacomo Balla, Dinamismo di un cane al guinzaglio, 1912. New York, The Museum of Modern Art (MoMA).

 

Se podría afirmar que, desde hace por lo menos un siglo y medio – esto es, a partir de las inquietudes estéticas realistas de mediados del siglo XIX – haya ido desarrollándose cierta dimensión implícitamente sociológica de las prácticas artísticas. Me refiero a aquella visión del arte como hecho consciente de interacción crítica y “deconstructora” con respecto a la realidad social; o – dicho de otra forma – como lugar material y simbólico dentro del cual desplegar un discurso público y expresar opciones concretas sobre las representaciones de la sociedad misma, sobre sus valores, significados y reglas poniendo en duda sus límites, presupuestos y convenciones. Cabe destacar, por ejemplo, la importancia que, a lo largo de las últimas décadas, se ha atribuido a temas artísticos de carácter social como la identidad, la otredad, la diferencia, el género, la etnia, la generación, la procedencia geográfica, las minorías, las subculturas etc.

Cuanto dicho resulta muy evidente si consideramos algunas formas concretas de arte emergente, como el street art: etiqueta que, en realidad, suena hoy en día bastante reductiva, ya que abarca manifestaciones artísticas muy distintas entre sí que han salido varias veces de la calle para ingresar en los lugares del mainstream del sistema del arte contemporáneo (museos, galerías, casas de subastas, manuales de historia del arte etc.). Es, éste, el caso, por ejemplo, de artistas como K. Haring, J.M. Basquiat, R. Pettibon, Banksy, Os Gêmeos etc. A propósito del arte callejero, Johannes Stahl habla de obras que surgen del deseo de ejercer un «derecho estético sobre el espacio público».[1] Continue reading

1° Bienal Internacional de Arte de Rua (BIAR) de São Paulo


      

Os Gemêos, Porto Alegre Train, 2005. Courtesy: Deitch Gallety, 76 Grand Street, New York.
  

Después de estar liderando las tendencias internacionales más interesantes e innovadoras del street art, y haber representado uno de los centros más activos e internacionalmente reconocidos en la práxis de los últimos años, São Paulo obtiene ahora finalmente la consagración institucional como referencia mundial del arte urbano actual.      

En la rueda de prensa realizada el pasado lunes 30 de Noviembre, en el MAC (Museu de Arte Contemporânea) de São Paulo, ha sido anunciado oficialmente el nacimiento de la 1° Bienal Internacional de Arte de Rua (BIAR), que tendrá lugar en la ciudad brasileña a partir de la segunda mitad del 2010 (la fecha definitiva todavía se desconoce).      

A través de este proyecto el consejo de curadores, compuesto por Rui Amaral, Celso Gitahy y los grafiteros locales Binho Ribeiro, Ozi, Samir Muad, Tikka Meszaros e Tinho, pretende explorar la historia del street art a lo largo de las últimas tres décadas y ofrecer, al mismo tiempo, una selección de los artistas más significativos de la actualidad.      

Se expondrán obras de 50 artistas brasileños e internacionales invitados, que presentarán en los espacios del MAC paneles pintados, instalaciones y vídeos, junto con una serie de intervenciones urbanas diseminadas por la ciudad de São Paulo. Además de las obras de los artistas invitados se expondrán los mejores trabajos de una selección de artistas inscritos en la muestra.      

Esta iniciativa nace después de que, a lo largo de los últimos años, ya se pusieran en marcha en Brasil otros poyectos institucionales, entre los que cabe destacar Identidade de Rua, promovido en el año 2005 por el Instituto Trocando Idéia Tecnologia Social Porto Alegre, finalizado a la intervención artística en la red de metro de la Região Metropolitana de Porto Alegre. En aquella ocasión participaron street artists como Trampo, Nina, Ise y el célebre dúo Os Gêmeos. Esta y otras iniciativas pusieron de manifiesto un interés creciente (tanto del público como del mercado) por lenguajes y técnicas artísticas urbanas, como graffiti, stencil, stickers y otras formas de cross-over callejero.       

 

 

 

 

 

 

 

Artículos relacionados:      

El street art actual, entre underground y mainstream


El street art actual, como todo arte emergente, tiene una doble cara que le permite dialogar de manera flexible y “serena” tanto con el contexto de su origen (periférico con respecto al sistema del arte oficial) como con las instituciones, el mercado, el mundo de la publicidad, el marketing y las grandes corporations. El éxito comercial de un artista “guerrillero” como Banksy es, en realidad, sólo la punta de un iceberg gigantesco. De hecho, Banksy es el caso mediáticamente más conocido del polifacético mundo del cross-over callejero: un mundo que, al igual que otras formas de arte emergente, se encuentra periódicamente debatido entre seguir siendo un fenómeno underground o aceptar su ascenso definitivo al mainstream. 

MIKOSA FOUNDATION videoclip. “Making-of” a Mural in the center of Amsterdam, Dim. 300m2. Painted by: Zedz, Lordh, Morcky, The Boghe, Wayne Horse and The London Police. Supported by AFK-Amsterdam Fonds voor de Kunst, Carhartt, Henxs, MTN and Kristal/Het Oosten. Videoclip by: Modart Magazine, Ymere, Stadsdeel De Baarsejs, Rekult, Meneer de Wit and NINE878 from TwoDotOneby. Music by: Plasticjoy.
 

Si nos detenemos en analizar el complejo movimiento urbano que conforma el street art actual, se nota claramente como éste haya ido desarrollandose enormemente a lo largo de las últimas décadas, evolucionando mucho con respecto a las prácticas originarias, como el graffiti, el bombing o el writing (bastante brutas e impulsivas si las comparamos con las refinadas prácticas actuales) a través de la codificación de una serie de lenguajes que hoy en día utilizan con gran desenvoltura también aportaciones multimediales, como el vídeo o la animación digital. En este sentido, se han ampliando de manera consistente las opciones expresivas. Se han generado, esto es, nuevos estilos, nuevos géneros, nuevos lenguajes y nuevas mitologías metropolitanas… Continue reading

Cultura del consumo y metamarcas de moda: el mercado de las identidades


Cada vez más el consumo de marcas adquiere un fundamental valor cultural y de mediación simbólica entre los sujetos. De hecho, está bastante claro como en la actualidad exista una relación muy estrecha, de tipo circular, entre las funciones empresariales que podríamos llamar sintéticamente “de marketing” y las representaciones simbólicas de muchos grupos de consumidores, que para las empresas son, al mismo tiempo, target a alcanzar y cool driver o style driver a seguir (es decir modelos de referencia).
  
 
Efectivamente, la identidad de marca (brand identity) y su relativa comunicación ejercen un papel muy relevante, tanto en la construcción de muchos sistemas de significados culturales (en un sentido amplio, pop y antropológico del término) como en la promoción de eventos sociales y en la generación de concretas comunidades “temáticas” de consumo. Resulta evidente, por lo tanto, como en muchas ocasiones las estrategias de comunicación publicitaria o de marketing de producto sean a su vez causa de agregación. 
 

  

El consumo, esto es, tiende a generar comunidades. Y esto queda muy claro a la hora de analizar lo que ocurre en Internet, donde la publicidad y las estrategias de marketing llevan mucho tiempo adoptando modalidades “tribales” de forma masiva; formas que en el pasado eran típicas sobre todo de la agregación subcultural juvenil, mientras que ahora van extendiéndose a muchos otros segmentos de población. Estas formas tribales masivas (“tribalismo masivo” es sólo en aparencia un oxímoron) llegan mucho más allá de los antiguos confines generacionales, creando, esto es, comunidades virtuales transversales por edad, contexto geográfico, condición socio-económica, clase social, religión, etnia, etc. 

Es cierto que en la actual fase de maduración de la sociedad del consumo la relación entre el consumidor y la marca – con su propia brand ideology (en un sentido muy amplio del término) –  se fundamenta en un vínculo emocional mucho más fuerte que en el pasado: un vínculo reforzado continuamente a través de la comunicación de unos “contenidos de marca” que expresan el “compromiso” de la marca sobre ciertas temáticas. En este sentido, se tiende a instaurar (por lo menos a nivel teórico y simbólico) una suerte de co-participación de las marcas y de los consumidores (actuales y potenciales) en actividades que abordan esas específicas temáticas…  Continue reading

Por qué vamos a echar de menos a SOITU.ES


 

Básicamente, vamos a echar de menos a Soitu.es porque es un símbolo. Un símbolo de una forma de empresa moderna, profesional y entusiasta. Una empresa mediática joven que apuesta por el futuro, creando opinión, tendencia y, como no, empleo sostenible. Una empresa de las ideas y del hard work, que aspira cada día a la excelencia. (Los de Soitu.es no me van a pagar por estas líneas, que quede bien claro).

Basando su actividad sobre un modelo de desarrollo pionero y vanguardista, Soitu.es había asumido el riesgo, la responsabilidad y el gusto de liderar la búsqueda de una “nueva vía” saludablemente creativa y “futurista”. Una de aquellas vías que, por cierto, son las sólas que realmente permiten una salida virtuosa de fases de estancamiento económico y cultural como la que estamos viviendo en este momento (que está muy de moda definir “de crisis”). Se trata, esto es, de vías de “diferenciación”, “reconversión” e “innovación”, tanto de los valores como de los negocios. En periodos de turbulencia e incertidumbre sólo quien tiene ideas claras; competencia; capacidad de innovación y sentido de la excelencia tiene en sus manos la posibilidad de definir y liderar los trends, es decir, de crear “conceptos” nuevos y futuros estandares exitosos. En tan sólo 22 meses Soitu.es había logrado construir un “valor de marca” (brand equity) inestimable, aglutinando un consenso impresionante y un tráfico de usuarios importante. El valor de marca es un patrimonio inmenso al que (todavía no se sabe muy bien por qué) no se suele prestar mucha atención, a pesar de ser, junto con la calidad efectiva, la mayor fortaleza de un producto/servicio. Continue reading

Intorno ai giovani



Dall’Introduzione al saggio “Gli abiti del disagio” (2000), parzialmente rivista.
  
Se i giovani spesso non ci piacciono, così come sono, non è certo perché essi nascano naturalmente distinti tra “buoni” o “cattivi”. E’ piuttosto perché, spesso, dietro ai cattivi allievi si nascondono dei pessimi maestri.
 

Troppo spesso l’approccio al mondo giovanile, di per sé mutevole e multiforme, tende a privilegiare due prospettive opposte, entrambe riduttive e fuorvianti. Continue reading