CRIPTA vs. Os Gêmeos. La polémica entre “pixadores” y “grafiteiros” en las calles de São Paulo – por Regina Costa / Nicola Mariani


Ataque al painel con graffiti de Os Gêmeos por CRIPTA – São Paulo, Brasil. Courtesy: Blog “Out of Rules”.

 

Hace unos meses publicamos en el blog el artículo La ambivalencia del street art actual. Entre underground y mainstream en el que se reflexionaba sobre la “doble cara” del complejo mundo del street art actual, con particular referencia a la práctica del graffiti. En aquella ocasión escribimos: «El éxito comercial de un artista “guerrillero” como Banksy es, en realidad, sólo la punta de un iceberg gigantesco. De hecho, Banksy es el caso mediáticamente más conocido del polifacético mundo del cross-over callejero: un mundo que, al igual que otras formas de arte emergente, se encuentra periódicamente debatido entre seguir siendo un fenómeno underground o aceptar su ascenso definitivo al mainstream».

Volvemos ahora sobre este tema para mencionar una polémica muy acalorada que está teniendo lugar en estos días en São Paulo, ciudad considerada actualmente una de las principales capitales mundiales del street art. Se trata de la diatriba entre los “grafiteiros”, artistas que realizan grafitti dentro de la legalidad, y los así llamados “pixadores”, autores de grafitti ilegales con contenidos de protesta. La discusión empezó hace unas semanas tras la acción de CRIPTA, autor de una “pixação” sobre el grafitti legal de los célebres artistas paulistas Otavio y Gustavo Pandolfo, aka Os Gêmeos (São Paulo, 1974). La intervención de CRIPTA no daño la obra de Os Gêmeos – tal vez el graffiti más conocido de São Paulo, cuya ejecución costó cerca 100 mil dólares – puesto que ésta había sido protegida con barniz anti-grafitti. De hecho, el Ayuntamiento pudo limpiarla muy rápidamente. Continue reading

LA COLA DEL PARO – por Miguel Calzada


No hagáis caso a la tele, la cola del paro no es para tanto. Los que no la pisan a menudo exageran, trazan simbolismos que les sirven para contentarse con sus míseros trabajos de mierda. Nos tienen a nosotros, en la tele, con nuestros caretos de perdedores, para mentalizarse sobre lo que no quieren ser, sobre adonde no quieren llegar. Más te vale funcionar en la empresa o terminarás ahí, esperando tu turno.  

 

 

Hay que madrugar y uno suele estar tan dormido que el tiempo se escapa en narcosis, hojeando una revista de coches que nunca podrás comprar, escuchando en la radio a esos tertulianos que se embolsan diez mil, veinte mil, cincuenta mil al mes, sin exagerar. Con eso yo vivo uno, dos, cuatro años. ¿Cómo no voy a odiarles? Viven doce, veinticuatro, cuarenta y ocho veces mejor de lo que yo viviría si tuviera algo de todo lo que me prometen aquí, en la cola del paro, que no es para tanto porque el rato se pasa entretenido y me divierto imaginando lo idiotas que son todos los que hablan en mis cascos.

Peor es la cola del banco, tiesos como penitentes frente a la ventanilla, y la única manera de distraerse es fantasear con que venga alguien a reventar la caja fuerte, y unirse al golpe, dadme una parte y a cambio me encargo de los de las mesitas, que siempre están muy ocupados tocándose los huevos, esos de camisa y corbata, que les preguntas si pueden arreglarte un papeleo, mírame-lo-del-crédito-por-lo-que-más-quieras, y te miran de arriba abajo, te fichan y te dicen: “Estoy muy ocupado tocándome los huevos, póngase en la fila”. Y allí nos quedamos con nuestros caretos de perdedores, y la tele no va a venir a vernos a menos que a alguien se le ocurra reventar la caja fuerte y coger rehenes. Continue reading

Como una bola de cañón – por Miguel Calzada


Letras que suenan

Con el magnífico musicuento inédito Como una bola de cañón estrenamos la nueva sección del blog “LETRAS QUE SUENAN”, por Miguel Calzada.

En palabras de Miguel: «Los discos suenan en el altavoz, las letras en tu cabeza. Las notas son almas perdidas en busca de una historia. Las almas que leen y escuchan sólo quieren perderse».

Buena lectura…

 

Somethin’ Else; Grabado el 9 de marzo de 1958 en Hackensack (NJ).

  1. Autumn leaves (Joseph Kosma / Jacques Prevert)
  2. Love for sale (Cole Porter)
  3. Somethin’ else (Miles Davis)
  4. One for Daddy-O (Nat Adderley)
  5. Dancing in the dark (Arthur Schwartz / Howard Dietz)
  6. Bangoon – Alison’s uncle (Hank Jones)

 

Julian Cannonball Adderley: Saxo alto.

Miles Davis: Trompeta.

Art Blakey: Batería.

Hank Jones: Piano.

Sam Jones: Bajo.

Producido por Alfred Lion. Sonido: Rudy Van Gelder. Blue Note Records.

 

COMO UNA BOLA DE CAÑÓN

(Miguel Calzada)

El gordo Cannonball engullía el almuerzo sin saber si era día o noche, primavera o invierno, domingo o sábado. Bastaba con que su saxo siguiese afinado en mi bemol y con que Miles no perdiese la cabeza. El flaco Miles, el hijo del dentista, el genio de humor cambiante que fumaba en el baño mientras los chicos bromeaban.

Era de día, era invierno, era domingo y no volvería a repetirse. Aquel quinteto no grabaría ninguna otra sesión en el estudio de Prospect Avenue, en Hackensack, New Jersey. Pero el gordo Cannonball no lo sabía y se limitaba a engullir el almuerzo y vigilar la puerta del baño, vigilar al hijo del dentista.

Todos se conocían. Art Blakey era un heroinómano de callo curtido y temple a prueba de abstinencias. Estaba allí por ser íntimo del flaco Miles, porque acariciaba la batería como si fuese un ídolo pagano. Y porque había tocado con el enviado de Dios en la Tierra: Charlie Bird Parker. El gordo Cannonball se había traído a Sammy Jones, un amigo de la infancia, para que tocase el bajo. Y también a Hank Jones, hijo de reverendo baptista y pianista veterano. Eran cinco negros en un cuarto de estar de una casa de Hackensack, New Jersey, a 15 millas de Times Square.

Julian Adderley tenía 29 años y desde pequeño todos le llamaban Bala de Cañón, Cannonball. El chico comía demasiado, tenía unos carrillos hinchados y esféricos. Cannonball era lo que había quedado de Cannibal, su mote original. Era de Florida y llevaba tres años en Nueva York. Había sido director de orquesta en un instituto de Fort Lauderdale, la Venecia de AméricaContinue reading

ARCO 2010 – Top 15


Como era previsible,  la edición 2010 de ARCO está siendo, en general, bastante sottotono. Se nota cierta austeridad. Algo que no estaría mal de por sí. El problema es que la feria aparece cansada y con falta de motivación. La tensión entre organizadores y la general atmosfera de crisis, desde luego, no han ayudado.

Es mi opinión que hay unos cuantos problemas estrucutrales resumibles, en pocas palabras, en la falta de ambición y en la ausencia absoluta de un proyecto concreto de medio-largo plazo. En síntesis: falta una visión sobre lo que la propia feria quiere ser en el futuro. Y esto se traduce, como no, en el provincialismo que desde muchas partes se ha denunciado. En El Cultural de ayer Rocío de la Villa escribía: «Es más que probable que en la retina del visitante de ARCO quede una impresión colorista, algo comercial y kitsch».

Con respecto al año pasado han sido 23 menos las galerías estranjeras que han participado. En general, la parte dedicada a la ciudad de L.A. ha sido muy poca cosa. Tal vez había demasiada expectativa y la impresión es que la invitación, al final, no haya resultado muy atractiva. Dicho esto, todavía no se conocen los datos oficiales, así que habrá que esperar los próximos días para hacer balances más razonados y circunstanciados. A ver cómo irán finalmente las ventas y si los galeristas volverán a sus casas con caras un poco más relajadas. Todos estamos deseando conocer esos datos.

Naturalmente, como siempre, se han expuesto cosas interesantes y es en éstas que me he fijado; intentando jugar un poco con lo que he visto. He aquí una posible clasificación Top 15 totalmente personal, subjetiva y, por supuesto, discutible…

N.15: 

Eugenio Merino, Starway to heaven, 2009. Galería ADN. Barcelona.

  Continue reading

Sociología del arte y arte sociológico.


Giacomo Balla, Dinamismo di un cane al guinzaglio, 1912. New York, The Museum of Modern Art (MoMA).

 

Se podría afirmar que, desde hace por lo menos un siglo y medio – esto es, a partir de las inquietudes estéticas realistas de mediados del siglo XIX – haya ido desarrollándose cierta dimensión implícitamente sociológica de las prácticas artísticas. Me refiero a aquella visión del arte como hecho consciente de interacción crítica y “deconstructora” con respecto a la realidad social; o – dicho de otra forma – como lugar material y simbólico dentro del cual desplegar un discurso público y expresar opciones concretas sobre las representaciones de la sociedad misma, sobre sus valores, significados y reglas poniendo en duda sus límites, presupuestos y convenciones. Cabe destacar, por ejemplo, la importancia que, a lo largo de las últimas décadas, se ha atribuido a temas artísticos de carácter social como la identidad, la otredad, la diferencia, el género, la etnia, la generación, la procedencia geográfica, las minorías, las subculturas etc.

Cuanto dicho resulta muy evidente si consideramos algunas formas concretas de arte emergente, como el street art: etiqueta que, en realidad, suena hoy en día bastante reductiva, ya que abarca manifestaciones artísticas muy distintas entre sí que han salido varias veces de la calle para ingresar en los lugares del mainstream del sistema del arte contemporáneo (museos, galerías, casas de subastas, manuales de historia del arte etc.). Es, éste, el caso, por ejemplo, de artistas como K. Haring, J.M. Basquiat, R. Pettibon, Banksy, Os Gêmeos etc. A propósito del arte callejero, Johannes Stahl habla de obras que surgen del deseo de ejercer un «derecho estético sobre el espacio público».[1] Continue reading

Cultura del consumo y metamarcas de moda: el mercado de las identidades.


Cada vez más el consumo de marcas adquiere un fundamental valor cultural y de mediación simbólica entre los sujetos. De hecho, está bastante claro como en la actualidad exista una relación muy estrecha, de tipo circular, entre las funciones empresariales que podríamos llamar sintéticamente “de marketing” y las representaciones simbólicas de muchos grupos de consumidores, que para las empresas son, al mismo tiempo, target a alcanzar y cool driver o style driver a seguir (es decir modelos de referencia).
  
 
Efectivamente, la identidad de marca (brand identity) y su relativa comunicación ejercen un papel muy relevante, tanto en la construcción de muchos sistemas de significados culturales (en un sentido amplio, pop y antropológico del término) como en la promoción de eventos sociales y en la generación de concretas comunidades “temáticas” de consumo. Resulta evidente, por lo tanto, como en muchas ocasiones las estrategias de comunicación publicitaria o de marketing de producto sean a su vez causa de agregación. 
 

  

El consumo, esto es, tiende a generar comunidades. Y esto queda muy claro a la hora de analizar lo que ocurre en Internet, donde la publicidad y las estrategias de marketing llevan mucho tiempo adoptando modalidades “tribales” de forma masiva; formas que en el pasado eran típicas sobre todo de la agregación subcultural juvenil, mientras que ahora van extendiéndose a muchos otros segmentos de población. Estas formas tribales masivas (“tribalismo masivo” es sólo en aparencia un oxímoron) llegan mucho más allá de los antiguos confines generacionales, creando, esto es, comunidades virtuales transversales por edad, contexto geográfico, condición socio-económica, clase social, religión, etnia, etc. 

Es cierto que en la actual fase de maduración de la sociedad del consumo la relación entre el consumidor y la marca – con su propia brand ideology (en un sentido muy amplio del término) –  se fundamenta en un vínculo emocional mucho más fuerte que en el pasado: un vínculo reforzado continuamente a través de la comunicación de unos “contenidos de marca” que expresan el “compromiso” de la marca sobre ciertas temáticas. En este sentido, se tiende a instaurar (por lo menos a nivel teórico y simbólico) una suerte de co-participación de las marcas y de los consumidores (actuales y potenciales) en actividades que abordan esas específicas temáticas…  Continue reading

La videomusica de Röyksopp.


Hoy hablamos de videomusica.

Desde siempre el dúo noruego Röyksopp destaca, además que por la calidad y la frescura de su música electrónica, por el esmero a la hora de seleccionar los directores de sus videoclips.

Cada uno de ellos representa un ejercicio estético de buena implicación (según los casos) simbólica, conceptual o expresiva que tiende a fusionar la dimensión musical con el lenguaje de la experimentación visual y la animación.

A continuación van los vídeos de dos singles del album Junior (2009). Continue reading